La (des)motivación del compromiso

Posted on

Nos hacemos eco en este artículo del sentir de un amplio sector de la plantilla que ve cómo Ericsson no sólo no premia el talento y la motivación, sino incluso los penaliza.

Partiendo del hecho de que ninguno de nosotros nos jubilaremos en Ericsson, es lógico preguntarse cuándo dejaremos la Empresa y en qué condiciones. Las mínimas subidas salariales, la incertidumbre en el futuro de la compañía y los continuos EREs empujan a muchos compañeros marcharse. Sin embargo, su talento y compromiso, en lugar de ser recompensados, hacen que sean vetados y deban dejar Ericsson sin ninguna contraprestación. ¿Acaso sale más rentable no destacar y no tomar responsabilidades para no ser vetado?

Además, la Empresa, en su ansia por deshacerse del personal de mayor edad, ahuyenta o despide a los trabajadores más antiguos, que suelen ser también los de mayor competencia.

Las medidas que la Dirección está tomando para satisfacer a los inversores de hoy están lastrando nuestro futuro. La marca Ericsson está muy devaluada y, para atraer talento de fuera, la Empresa se está viendo obligada a pagar salarios superiores a la media de la plantilla. Ericsson debería ser consciente de que es más rentable retener el talento que contratarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *