Las cifras de los ERE de Ericsson en España

Posted on

En los últimos 10 años, Ericsson ha llevado a cabo 6 ERE: 2008, 2010, 2013, 2015, 2016 y 2017, sumando entre todos 1.550 salidas. El futuro es poco halagüeño pues, según nuestro consejero delegado: “Tenemos mucho personal especializado en redes 2G y 3G, donde clientes no te van a pagar mucho los próximos años porque las ‘telecos’ van a tener que invertir en redes 4G y 5G”. +info

Sólo en los 4 últimos ERE, la Empresa ha gastado 148 M€: 31 M€ (2017), 29 M€ (2016), 26 M€ (2015) y 62 M€ (2013). Un tremendo lastre para la cuenta de resultados y la imagen de Ericsson.

Las cifras de los últimos años son abrumadoras. Es desalentador ver cómo Ericsson apuesta por EREs encadenados en lugar de invertir en sus empleados con programas de rotación y reciclaje, que tendrían un menor coste económico, mejorarían la marca Ericsson y evitarían la sangría de salidas voluntarias que se están produciendo por el incierto futuro de la compañía.

Valoración del desempeño

Posted on

El 2,13% de la plantilla ha obtenido una valoración partially performing o under performing: un fuerte incremento comparado con el 0,6% de 2017. ¿Qué justifica tal incremento de malas valoraciones? Hay varias lecturas.

  • Al despedir a los empleados de más edad (reemplazándolos por mano de obra más barata), se descapitaliza de conocimiento a la Empresa. Además, la falta de oportunidades y la congelación salarial incitan a muchos compañeros a dejar Ericsson. Así, los que quedamos no damos abasto y se nos exige por encima de nuestras posibilidades, pudiendo repercutir en nuestro rendimiento.
  • Otra lectura hace plantearse cuáles serán los criterios para incluir a un empleado en un ERE. Parece que en la decisión del manager primase más la afinidad personal que los criterios profesionales.

Como conclusión, podría inferirse que esta situación sea una forma de mantener tensionada a la plantilla y vivir en el miedo continuo para exigir más y más…

Vulneración del derecho a huelga y el CoBe

Posted on

El COBE establece que “Ericsson se compromete a respetar los 10 principios del Global Compact de las Naciones Unidas” que, en su Principio 3, dispone que hay que “permitir que trabajadores (y organizaciones) ejerzan su derecho de defender sus intereses económicos y sociales”, como es el derecho a huelga.

Este derecho implica aceptar que la huelga es un método legal de presión hacia el empleador. Mitigar sus efectos desviando trabajo a subcontratas es ilegal ya que se incurriría en una vulneración del derecho a huelga.

Este es un ejemplo más de que el COBE es una mera declaración de intenciones y una herramienta que compromete sólo a los empleados. +info

ERyN nº 25. Julio2018

Posted on Updated on

Los resultados del reciente VOICE reflejan el malestar general de la plantilla. Lejos quedan los tiempos en que pertenecer a Ericsson era motivo de orgullo. La solución no pasa por pedir a los empleados formar grupos de trabajo, elaborar planes de mejora o realizar tediosas encuestas internas. Eso ya lo hemos vivido en innumerables ocasiones y no ha solucionado nada.

La falta de confianza en el futuro de Ericsson y sus líderes no puede ser arreglada “desde abajo”. Es la Dirección la que tiene que revertir esta situación, demostrar con hechos que cuida y valora a los empleados y que tiene una estrategia de futuro factible e ilusionante.

Pincha sobre la imagen (abajo) o en este enlace para descargar nuestro boletín en PDF.

CONTENIDO

Tener un trabajo ya no es garantía de salida de la pobreza

Posted on

Reproducimos a continuación varios fragmentos del Informe anual del Defensor del Pueblo 2017, Volumen I.2 Crisis económica y desigualdad.

“A quien tenga trabajo hoy no se le garantiza que lo tenga mañana, y tampoco que ese trabajo le proporcione la cobertura de sus necesidades básicas, lo que hace que esos ciudadanos vivan en un estado de constante ansiedad.”

“[…] abundan las situaciones en las que los problemas que afectan a la gente se encuentran fuera de la agenda política de los gobernantes, sin que tampoco entren a formar parte […] de las estrategias de quienes están en la oposición”

“La realidad […] está plagada de miedo, de carencias y de precariedad, y que nos hemos acostumbrado a tan lamentable situación. Así lo atestiguan los despidos individuales o colectivos, las rebajas de salarios, la sustitución de mano de obra fija y con experiencia por otra más barata y precaria, unido a la asunción de más tareas por parte de los mismos trabajadores.”

La situación en Ericsson no escapa a lo denunciado por el Defensor del Pueblo. Los recientes EREs se han orientado a precarizar el empleo, reemplazando empleados con experiencia por otros más baratos o subcontratados y sobrecargando de trabajo a los que no son despedidos. Esto es posible gracias a una legislación que favorece claramente al empresario frente a los trabajadores.