ERyN nº 18. Enero 2018

Posted on Updated on

Una vez más la Empresa finalizó el año reduciendo plantilla en el cuarto ERE en 5 años. A los 66 despidos forzosos habría que sumar un número indeterminado de “falsos voluntarios”, que pudieron tomar la decisión presionados por el entorno laboral.

Ericsson ya no es la empresa donde sus empleados se sentían satisfechos y orgullosos de trabajar, ni es la empresa puntera que fue durante muchos años. Los propios directivos huyen en busca de mejores oportunidades, empleados de mediana edad y enorme conocimiento son despedidos impunemente y los recién contratados se apuntan voluntariamente a los EREs al ver su futuro incierto en Ericsson.

La “marca Ericsson” ha perdido en pocos años su prestigio gracias a estos EREs continuos que minan su credibilidad como empresa y ahuyentan a técnicos e inversores.

Descárgate nuestro boletín en formato PDF aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *